La Escuela Española de Equitación
© WienTourismus/Paul Bauer

Así ha sido la década de 2010 en Viena

La década de 2010 ha dejado su huella. ¡Y qué huella!: Viena es vital, creativa y joven. Durante la década que llega a su fin, la ciudad ha sabido aprovechar en todo momento su papel de eje de Centroeuropa. Se han abierto museos, estaciones de tren y tramos de metro, pero también ha generado una gran cantidad de arquitectura contemporánea y una variada escena gastronómica. Esto fueron los años 10: una década de grandes eventos internacionales, récords especiales y premios. Se bailó, se festejó y se sudó. Una mirada retrospectiva hacia una década de lo más agitada.

Ciudad con calidad de vida: el número uno tiene nombre

En la década de 2010, Viena ha alcanzado lo que ninguna otra metrópoli del mundo había logrado hasta la fecha, y que muy difícilmente podrá hacer en un futuro cercano: cada año del decenio que pronto llega a su fin, Viena ocupó la primera posición del estudio de Mercer como ciudad con mayor nivel de calidad de vida del mundo. Una sucesión de éxitos que nadie hubiera podido predecir. Esto significa que el listón para los años 20 ha quedado muy alto. Sin embargo, a la vista de los avances de los últimos años, confiamos plenamente en que el nivel de calidad de vida se podrá mantener. En cualquier caso, el orgullo que sentimos es enorme.

Picasso, Brueghel y compañía: la década de los colosos del arte

Lo que comenzó en 2010 con Frida Kahlo en el Bank Austria Kunstforum, terminó en 2019 en grandes exposiciones de Alberto Durero en el Albertina y Caravaggio y Bernini en el Kunsthistorisches Museum Viena (Museo de Historia del Arte). La década de 2010 fue la década de los grandes éxitos de brillo internacional. En algunas ocasiones, los visitantes de las grandes casas de exposiciones han tenido que hacer gran acopio de paciencia. La lista es más que impresionante: se han podido ver Picassos, pero también una larga serie de trabajos de Brueghel, Rubens, Miguel Ángel, Rafael y Lucian Freud.

Desde el Festival de la Canción de Eurovisión hasta el Europride: la década de los grandes eventos

La fulminante victoria de Conchita Wurst en el Festival de la Canción de Eurovisión de 2014 hizo que la edición de 2015 tuviera lugar en Viena. Hacía mucho tiempo que la capital no estaba tan llena de color y ánimo festivo como lo estuvo en 2015. De todo aquello no quedan más que los recuerdos de un evento escénico organizado a la perfección. Incluso las parejas de los semáforos que se instalaron durante Eurovisión, cuyo objetivo era hacer un llamamiento a una sociedad más tolerante, dieron la vuelta al mundo. De la misma forma, el Europride de 2019 nos mostraba Viena una vez más como una metrópoli abierta y tolerante.

El deporte también fue un ámbito en el que Viena dominó: el evento deportivo hebreo de relevancia mundial, los Juegos Macabeos, se celebraron en 2011 por vez primera en un país que formó parte del Reich alemán durante los tiempos del nacionalsocialismo. El mismo año se celebró en Viena la copa mundial de fútbol americano. En 2017, desde Viena se emitió el FIVB, la copa mundial de vóley-playa. Por otro lado, en 2019 el Prater de Viena vio por primera vez a un deportista, Eliud Kipchoge, cubrir toda la distancia de maratón en menos de dos horas.

Arte, cultura y curiosidades: los museos de Viena se transforman

También hubo estímulos en el ámbito de las exposiciones y los museos de Viena. Desde 2013, las piezas de exposición de la Kunstkammer del Kunsthistorisches Museum vuelven a estar disponibles al público. De la 21er Haus surgió el Belvedere 21. También son nuevos o se han transformado el Weltmuseum, la Casa de la Historia Austriaca, el Palacio Urbano Liechtenstein, la Brotfabrik del distrito 10, el Museo Viktor Frankl, el Museo de Porcelana Augarten, la Villa Klimt, el Remise – Museo del Transporte Público de Viena, el Museo de la Literatura de la Biblioteca Nacional y el Museo de Pompas Fúnebres, que se trasladó al Cementerio Central.

Ciudad renovada de pies a cabeza: Viena recibe una enorme estación de tren

La infraestructura de Viena ha experimentado una gran transformación durante la década de 2010. Y de qué manera: en 2014 se puso en marcha la nueva Estación Central de Viena, convirtiendo así a la metrópoli en el eje central de ferrocarril de Europa central. La Estación de Viena Oeste de Westbahnhof brilla desde 2011 con una nueva luz. Las tareas de ampliación de la estación de Wien Mitte finalizaron en 2013. También se ha hecho mucho por aumentar el recorrido del metro de la ciudad. Desde 2013, la línea de metro U2 llega hasta Seestadt Aspern. El año 2017, la ampliación de la línea U1 llega hasta Oberlaa. Los peatones de Viena tienen mil motivos para celebrar: la calle comercial más grande de Viena, la Mariahilferstraße, se convirtió a mediados de la década de 2010 en una zona peatonal y punto de encuentro. Una tendencia que siguió extendiéndose, porque, desde hace poco tiempo, las calles Rotenturmstraße, la Otto-Bauer-Gasse y la Lange Gasse también permiten pasear por ellas a los viandantes.

De los beats a las guitarras: el milagro pop vienés

Desde éxitos exportados de la cultura pop como Falco en los años 80 y Krudel y Dorfmeister en los 90, Viena se ha vuelto a ganar un puesto en el mapa del pop internacional. Bilderbuch y Wanda han conquistado el espacio germanoparlante. Por lo que respecta a la expansión internacional del colorido local vienés, Voodoo Jürgens puede considerarse como el sucesor de Wanda. El rapero RAF Camora también irrumpió con fuerza en el panorama alemán. Además de eso, con el Popfest, que tiene lugar cada año frente a la Iglesia de San Carlos, y el Waves Vienna, llegan dos nuevas actuaciones de pop que amplían la dinámica cultural pop de Viena.

Modernización galopante: Viena cuenta con nuevos barrios

Que Viena se va moviendo hacia la marca de los dos millones de habitantes es algo que se ve en el desarrollo de algunas zonas de la ciudad, como el Sonnwendviertel y la Seestadt Aspern, que, por sus dimensiones, no encuentra rivales en ningún lugar de Europa. Con el Campus de la WU, Viena estrenó en 2013 una nueva ciudad universitaria que rinde homenaje a la arquitectura contemporánea. En los aledaños, también se encuentra el notable distrito Viertel Zwei. Durante la década de 2010, también han trabajado en Viena algunos de los grandes arquitectos internacionales. Jean Nouvel diseñó en el Canal del Danubio la Design Tower, que empezó a estar operativa en 2010. Renzo Piano ideó los bloques de pisos sobre columnas que hay en las inmediaciones de la Estación Central de Viena.

Viena sigue siendo única: patrimonio de la humanidad de pleno derecho

En la década de 2010, la UNESCO ha concedido finalmente el estatus de patrimonio de la humanidad a las características típicas vienesas. Se comenzó por el Dudler vienés en 2010, una forma particular de canto a la tirolesa. Un año más tarde, le seguiría la cultura vienesa de los cafés, y más tarde, en 2015, llegaría el turno de la Escuela Española de Equitación. En 2017, los reconocimientos llegaron uno tras otro: los Niños Cantores de Viena, el vals vienés y la melodía especial de la cítara se convirtieron en patrimonio de la humanidad. Finalmente, la cultura del heuriger se añadió a la lista. No está mal.

Excelente y variada: la gastronomía vienesa

En Viena siempre se ha comido bien, pero la gastronomía de la ciudad ha experimentado una mejora en todos los sentidos. El Amador ha sido el primer restaurante vienés en recibir tres estrellas de la Guía Michelin. La variedad gastronómica también alcanzó dimensiones desconocidas hasta la fecha: los locales de los distritos de Neubau y Mariahilf son jóvenes, creativos y vivos. Pero la comida no solo es excelente en el centro; de ello son excelentes ejemplos el Wirtschaft am Markt, en el distrito 12, Herzig en el 15, Mraz & Sohn en el 20 y la Bootshaus del Viejo Danubio en el distrito 22.

La década sostenible: verde que te quiero verde

Durante la década de 2010, Viena ha reconocido el signo de los tiempos y ha apostado por la sostenibilidad en múltiples niveles. Con la Kunst Haus Wien, la ciudad ha incorporado a su haber el primer museo verde. En lo que respecta al funcionamiento, la ecología ocupa la primera posición, un planteamiento que se nos muestra en forma de colmenas de abejas en el tejado del museo. Desde la década del 2010, las abejas también han conquistado el tejado de la Ópera Nacional, de la Konzerthaus y del Kunsthistorisches Museum Viena. La vegetación de las fachadas para enfriar puntos calientes en los edificios son algo de lo que cada vez se habla más, y serviría para generar un microclima agradable durante los meses más cálidos. Temas que también van a ser relevantes en la Viena de la década de 2020. Por cierto: ¡bienvenido, año 2020!  

Teilen, bewerten und Feedback
Valorar artículo
Recomendar artículo

Los campos marcados con* son obligatorios.
No se guardarán los datos y direcciones de correo electrónico proporcionados ni se hará uso de ellos.

De
para
Comentarios para la redacción de wien.info

Los campos marcados con* son obligatorios.

Título *