Gente en un puesto de embutidos

Comida callejera a la vienesa

Ya en tiempos de la monarquía aparecieron los primeros puestos de salchichas para que los inválidos de guerra pudieran tener algún ingreso. Se trataba de puestos ambulantes provistos de recipientes con agua hirviendo para las salchichas. Sumamente populares eran las hasta hoy famosas salchichas de Frankfurt, creadas en 1805 por Johann Georg Lahner, que en gran parte del mundo – excepto en Viena – se conocen hoy en día con el nombre de salchichas vienesas. Además se vendían otros tipos (Burenwurst, Blutwurst, Leberwurst o Bratwurst). Sólo a partir de los años 1960 empezaron a erigirse puestos de venta fijos. Hoy en día forman parte del paisaje urbano y están consideradas una de las especialidades gastronómicas de Viena.

También el caracol de viña de Viena era una típica comida callejera. Detrás de la iglesia de San Pedro hubo incluso un mercado de caracoles hasta el siglo XIX. Los caracoles de viña eran llamados también “ostras vienesas“ debido a sus presuntos efectos afrodisíacos. En el mercado se servían, junto a la col fermentada con vino, caracoles hervidos y azucarados, empanados o fritos con tocino. Actualmente, los caracoles de viña de Viena pueden ser degustados de nuevo en numerosos mercados de comida callejera.

Y no hay que olvidar que también los castañeros son una reliquia del pasado. María Teresa permitió en el siglo XVIII a una minoría germanoparlante de Eslovenia que vendieran de manera ambulante las castañas de su tierra. Hasta el presente, en la estación fría se encuentran castañeros casi en cada esquina.

Texto: Susanne Kapeller

Video:

 

 

Teilen, bewerten und Feedback
Valorar artículo
Recomendar artículo

Los campos marcados con* son obligatorios.
No se guardarán los datos y direcciones de correo electrónico proporcionados ni se hará uso de ellos.

De
para
Comentarios para la redacción de wien.info

Los campos marcados con* son obligatorios.

Título *
Título