Reloj cúbico vienés

Iconos de su tiempo

El reloj dado de Viena

A inicios del siglo XX no existía en Europa una medición unitaria del tiempo; los ciudadanos se orientaban por los relojes de los campanarios. Sin embargo, la homogenización del horario era indispensable para una gran capital en proceso de crecimiento como Viena. El departamento de relojería recibió el encargo de desarrollar, conjuntamente con la fábrica de relojes Schauer, un nuevo reloj eléctrico. En agosto de 1907 se instaló el primer prototipo en el cruce de las calles Opernring y Kärntnerstrasse. Se trataba del primer reloj del mundo sin cifras, iluminado y de impulso eléctrico. Su caja en forma de cubo truncado no solo era útil sino estética. En las décadas siguientes el reloj dado caracterizó el paisaje urbano como ningún otro objeto de la vida cotidiana y se convirtió en un icono de los tiempos modernos. La palabra “Normalzeit” (tiempo normal), colocada en la esfera, indicaba que se trataba de la hora central europea exacta y unitaria.

En 1938 ya existían 37 relojes dado en Viena, pero la cifra máxima se alcanzó en 1980 con 78 ejemplares. Con el paso de las décadas sufrió remodelaciones estéticas y técnicas. A partir de 1971 era ya un reloj radiocontrolado, y desde 2002 funciona con impulsos recibidos de un GPS.

Pero independientemente de su funcionamiento interior, los relojes dado se habían convertido en un objeto querido por la población, como si los vieneses tuvieran un derecho natural a poseerlos. Cada vez que se desmontaba uno se armaba un gran revuelo. También la introducción de la nueva generación de relojes en 2008 provocó grandes controversias. Los relojes originales están considerados hoy en día famosos objetos de diseño del siglo XX, se han incorporado a la literatura y se encuentran expuestos en museos y exposiciones.

Y ahora hay ejemplares para ponérselos en la muñeca. Una edición limitada de 1.907 ejemplares puede adquirirse por ejemplo en Lichterloh en Viena y en el MoMA Design Store de Nueva York. También existe una versión más pequeña de cuarzo de edición ilimitada. El reloj dado ha servido de inspiración a la línea de diseño “Time for Vienna”, que abarca por ejemplo tazas de café de porcelana Augarten, vasos de agua de la empresa Lobmeyr y tés de la casa Demmer.

El pabellón urinario de Viena

A mediados del siglo XIX existían también necesidades de tipo muy diferente: la instalación de urinarios en parques y jardines muy frecuentados por la población. Para reducir el consumo de agua y los malos olores, el vienés Wilhelm Beetz desarrolló un sistema de aceite desinfectante. Su patente ganó premios internacionales y no solo fue utilizada en Europa, sino que conquistó el mercado sudafricano. Todavía en la actualidad algunos de los urinarios con la placa ”Patent-Öl-Urinoir. Ohne Wasserspülung geruchlos“ (Urinario de aceite patentado. Sin cisterna ni malos olores) recuerdan la patente vienesa.  

La empresa Beetz fue también la encargada de instalar los urinarios públicos. Las paredes eran de hierro lacado. En Viena predominaba uno de forma octogonal llamado “pabellón urinario vienés” en las publicaciones especializadas.

En 1910 había en Viena 137 urinarios individuales y 73 servicios públicos. Los más famosos son sin duda los que se encuentran en el Graben. Construidos también por la empresa Beetz, fue la primera instalación subterránea de Viena. En la actualidad han sido declarados monumento artístico y son los últimos servicios públicos modernistas conservados de la ciudad.

Texto: Andrea Kostner

Lichterloh

Gumpendorfer Straße 15-17 , 1060 Wien

Baños públicos de estilo modernista en el Graben

Graben 22, 1010 Wien

Türkenschanzpark

Türkenschanzpark, 1180 Wien
  • Observaciones

    • entre la calle Peter-Jordan, la calle Gregor-Mendel, la calle Hasenauer y la calle Max-Emanuel

 

Teilen, bewerten und Feedback
Valorar artículo
Recomendar artículo

Los campos marcados con* son obligatorios.
No se guardarán los datos y direcciones de correo electrónico proporcionados ni se hará uso de ellos.

De
para
Comentarios para la redacción de wien.info

Los campos marcados con* son obligatorios.

Título *
Título