Está aquí:

El público aplaude en la Wiener Konzerthaus
© WienTourismus/Peter Rigaud

El público vienés - Escuchar con pasión

Por qué, es algo que nadie sabe responder con certeza. Pero queda demostrado por ejemplo en la categoría de entradas más baratas que ofrece la Ópera Nacional de Viena: los sitios de pie, con sus cinco euros de precio, son legendarios. Más legendarios incluso son los espectadores que deciden aprovechar esta oferta. "Los de las entradas de pie" tienen que hacer un gran esfuerzo físico para satisfacer su pasión y su amor por la música, especialmente si tenemos en cuenta que las óperas pueden durar varias largas horas. Así son las cosas: quien siente una dolorosa pasión por la música también tendrá que vivir con las agujetas y el dolor en las articulaciones. El placer por la música: una cuestión innata. Tanto para los músicos como para el público está vigente el mismo principio: la práctica hace al maestro.

Los niños milagro deben saberlo

Y a propósito de músicos, seguro que ya conocen bien las cualidades del público vienés. Hemos hablado con la estrella del piano Julian Rachlin, que llegó a Viena con tres años y que logró abrirse camino hasta el escenario de la Konzerthaus y del Musikverein con solo 14. "Desde el primer instante, sentí que el público de Viena me daba una oportunidad". De eso yace ya 32 años. Una sensación que nunca lo ha abandonado: "Viena tiene un público cariñoso y muy, muy fiel". Como músicos, para nosotros no hay nada más grande que vivir y actuar en Viena". Para Rachlin, la biografía de Beethoven demuestra lo irrepetible que es el público vienés. A pesar de la difícil personalidad de Beethoven y de sus características personales, en Viena siempre lo esperaron con los brazos abiertos. Los vieneses lo amaron y celebraron tenerlo con ellos". Este espíritu aún se siente hoy, dice Rachlin.

La lista de espera más larga de Viena

Las suscripciones para la Orquesta Filarmónica de Viena demuestran la capacidad de resistencia del público de los conciertos de Viena. Y es que, para lograr hacerse con una suscripción, hay que tener la paciencia de un santo. Ni más ni menos que de 14 años de espera es la lista que hay para dicha suscripción; y no es que sea vitalicia, sino que hay que volver a solicitarla cada año, lo que equivale a decir que, para muchos amantes de la música, la relación con la Filarmónica dura más que algunos matrimonios.

"Cuando el público vienés te entrega el corazón, es fiel toda la vida".
Julian Rachlin

"Tal vez la gente notó que no estaba en gran forma, pero les sigues gustando, te entienden, te sienten. Es algo mágico que tiene Viena."
Juan Diego Flórez

Valorar artículo
Valorar artículo

Comentarios para la redacción de wien.info

Los campos marcados con * son obligatorios.

Tratamiento *

Recomendar artículo

Los campos marcados con * son obligatorios.

No se guardarán los datos y direcciones de correo electrónico proporcionados ni se hará uso de ellos.

De
Para *

Asunto: Recomendación de www.wien.info