Niños cantores en el parque
© www.lukasbeck.com

Mundialmente famosos y siempre hambrientos

Es un día de junio tan caluroso como intenso el que pasamos con los Niños Cantores de Viena. Es como atravesar una esclusa y entrar en otro mundo, ya que el portal automático nos da la sensación de que necesita tres minutos para abrirse. La primera impresión es verde, puesto que estos jóvenes talentos del canto residen en el parque del Augarten, un antiguo coto imperial de caza. Los impresionantes plátanos de la época de la emperatriz María Teresa proporcionan una agradable sombra. Enfrente del campo de deportes y el parque se encuentra el Palacio del Augarten, de más de 300 años de antigüedad, que alberga las salas de ensayo y las aulas del instituto de secundaria. Aquí ensaya ahora el Coro Schubert, uno de los cuatro coros de los Niños Cantores de Viena. Los 25 chicos ensayan la Tercera Sinfonía de Mahler, que se presentará próximamente en la Wiener Konzerthaus. 

El “bimm” correcto

El director del coro le da el pulido final. Explica cómo se consigue el tono correcto de la “m” final del “bimm, bamm” del quinto movimiento. Un misterio para los no entendidos. Ensayando otra pieza los chicos se echan a reír con ganas cuando les corrige: ”¡no cantéis con acento estirio ”Allllellluiiia“! - “uya“ es correcto.“ Todos entienden que hace referencia a una versión dialectal austríaca, aunque sean un grupo internacional sumamente mezclado. Entretanto, algunos se van con el director de la institución, Gerald Wirth, a entrenar la voz. Durante las clases individuales se necesita mucha concentración. Es sorprendente ver cómo estas explicaciones profesionales se traducen al instante en mejoras. Mientras tanto, el coro sigue trabajando en el ensayo de dos horas con la Missa in tempore belli de Haydn que se escuchará en la misa dominical de la Capilla del Palacio Imperial.

Nos encanta cantar

Durante un descanso, cuatro miembros del Coro Schubert nos cuentan detalles de su vida. Uno de ellos es Laurin, el mayor de los cuatro, que dejará el coro este verano. Creció a 70 kilómetros de Viena con una cierta afinidad con los Niños Cantores, ya que tres de sus hermanos formaron ya parte del coro. Laurin es un gran aficionado a las giras y nos cuenta sus experiencias en Alemania, China, Australia y Taiwán. Uno de los lugares preferidos de actuación es el cercano MuTh, la moderna y acústicamente perfecta sala de conciertos de la esquina del Augarten, donde tienen lugar los conciertos de los viernes por la tarde y las óperas infantiles.

El que viene de más lejos es Julian, de Hongkong. Un día escuchó a los Niños Cantores cantando en su país y decidió formar parte del coro. Tras varios cursos y una semana de pruebas en su tierra, se cumplió su sueño. A la pregunta de qué caracteriza a un niño cantor responde: “A todos nos gusta la música. Nos encanta cantar.” Nada sorprendente pero que en este lugar es una realidad tangible.

Muy parecida es la historia de Yun-Jae: este coreano del sur también se entusiasmó tras escuchar al coro en una gira. A los diez años se vino a Viena sin hablar alemán ni conocer el alfabeto europeo. “Pero aprende muy rápido“, dice Theo a su lado, orgulloso de su amigo. Theo, de carácter afectuoso, es vienés. Su musicalidad ya causó impacto en el jardín de infancia. Durante las giras le gusta mucho disfrutar del tiempo libre: “Se pueden ver muchas cosas del país. También hacemos visitas turísticas. Y ya hemos estado en el Disneylandia de Shang­hái y en un parque de atracciones de Taiwán.“

Una mezcla muy variada

Nos cuenta con franqueza cuáles son sus preferencias musicales: “Algunas piezas son agotadoras y algo aburridas pero no son muy frecuentes. Normalmente cantamos piezas interesantes y divertidas, como por ejemplo polcas y valses de Johann Strauss, además de canciones modernas, pero también barrocas o renacentistas. Antiguas y modernas. Una mezcla muy variada.“

Un pasillo de cristal conduce del Palacio Augarten al edificio moderno del internado, donde los niños duermen, comen, trabajan y donde pueden nadar en su propia y amplia piscina. En todas las plantas hay dispensadores de agua y una mesa con algo para comer por si les entra hambre de repente. Durante el almuerzo, en el internado resuena un espontáneo „Cumpleaños feliz“. Los Niños Cantores también lo saben cantar, pero por supuesto a varias voces y de manera impecable.

En la sastrería, Laurin, Theo, Yun-Jae y Julian se ponen los uniformes en exclusiva para nosotros: el uniforme azul de gala y el blanco más ligero. Junto a la puerta hay un cajón con el cartel de “reserva“, donde están los uniformes para las giras. Entre estos hay una variante de emergencia con cremallera en las mangas para que pueda meterse una mano enyesada.

Los chicos posan en el parque con actitudes dinámicas para hacerse la foto y se lo pasan muy bien saltando y corriendo. Solo que al fotógrafo casi lo tiran por los suelos.

En el campo deportivo juegan a baloncesto y en la piscina está previsto un partido de waterpolo. En el taller de manualidades los chicos se dedican con mucho entusiasmo a hacer grandes figuras de ajedrez con ayuda del cincel, la sierra y la lija. Para tranquilizarnos nos dicen medio en broma: “Para cantar no necesitamos las manos“. 

En la clase de física se habla hoy de la teoría del sonido, del por qué el viento puede “llevarse“ algo, es decir, reducir el volumen. Entretanto, uno de los chicos demuestra que se sabe de memoria 30 decimales del número pi. Aquí hay muchos y variados talentos.

La educación musical (hoy toca clase de ritmo) es la última del día. Tras esta, los cuatro simpáticos chicos se despiden de nosotros calurosamente. Es la hora de la cena. 

Texto: Susanna Burger

Los niños cantores de Viena (Wiener Sängerknaben)

Am Augartenspitz 1, 1020 Wien
añadir a mi plan de viaje

MuTh – Sala de Conciertos de los Niños Cantores de Viena

Am Augartenspitz 1, 1020 Wien
  • Precio

  • Accesibilidad

    • Entrada principal
      • sin peldaños (Puertas batientes dobles   180  cm  ancho )
      • Rampa 600  cm  largo ,   150  cm  ancho ,  30  cm  alta
    • Ascensor disponible
      • 100 cm ancho y 155 cm profundo , Puerta 90 cm ancho
    • Más información
      • Se permite la entrada de perros guía
      • 4 Sillas de ruedas disponibles (in orchestra on right, row 12)
      • Disponibles servicios con accesibilidad para discapacitados.
añadir a mi plan de viaje

 

Teilen, bewerten und Feedback
Valorar artículo
Comentarios para la redacción de wien.info

Los campos marcados con* son obligatorios.

Título *