Si el tiempo no es precisamente muy agradable, le entusiasmarán las variadas ofertas de interior para niños y padres por igual: visite los dinosaurios en el Museo de Historia Natural y los tiburones de la Casa del Mar, y disfrute a continuación de una estupenda comida en el restaurante de alimentación ecológica St. Josef. Después relájese en la cálida humedad de Therme Wien, la estación termal de Viena.