Pastel de chocolate
© Österreich Werbung/Harald Eisenberger

Dulces de los hoteles de Viena

Los cafés más famosos de Viena no solo le deben su fama a su incomparable ambiente, sino a los pasteles que también llevan sus nombres. Los pasteles de los hoteles vieneses poseen una larga historia. Muchos nuevos hoteles sirven sus propias creaciones y la receta siempre es un secreto que guardan con gran celo.

La tarta más famosa del mundo

La tarta Sacher es indiscutiblemente la más conocida. La tarta Sacher más buena se hace en el mismo sitio en que nació: el noble Hotel Sacher de Viena. Allí, cada año se producen a mano 360 000 tartas Sacher. Un tercio se consume en el hotel y en su Café Sacher. La tarta, creada en el año 1832, fue obra del ayudante de cocina Franz Sacher, quien por aquel entonces contaba 16 años. Tuvo que hacer una breve sustitución de su jefe de cocina, que tenía la tarea de crear un postre para el príncipe Metternich. Hoy, la tarta Sacher es una de las más famosas de todo el mundo, y la mejor manera de tomarla es con un poco de nata montada por encima. Se distribuye a todo el mundo.

¿Tarta o bombones? ¡He aquí la cuestión!

El noble Hotel Imperial también tiene su propia tarta. La tarta Imperial se convirtió en leyenda a partir del año 1873, cuando fue creada en honor del emperador Francisco José I con motivo de la inauguración del hotel. Si bien, en sentido estricto, la tarta Imperial es más bien un bombón, se trata de uno muy grande. Crema de chocolate batida entre delicadas capas de masa de almendra, recubierta con el mejor mazapán y rematada con un glaseado de chocolate. Así es la tarta imperial. Lo más apropiado es tomar la tarta Imperial en la Ringstraße de Viena. También se prepara con sabores diferentes, como naranja negra y frambuesa. Por supuesto, la tarta se envía a todo el mundo.
www.imperialtorte.com

El desayuno preferido del emperador

En cambio, el Grand Hotel Wien es conocido por su Guglhupf. El Guglhuopf es un producto típico de la tradición pastelera vienesa y ya gozaba de gran popularidad en tiempos del emperador Francisco José, quien lo disfrutaba especialmente durante el desayuno. En el Grand Hotel, el Guglhupf se prepara siguiendo una antigua receta original, el Marmorguglhupf o "Guglhupf de mármol", una variedad refinada con canela y láminas de almendra en la superficie. Si se hace una visita al hotel, el Grand Guglhupf es un regalo popular para nuestros seres queridos, y que también se distribuye a todo el mundo empaquetado en un bonito envase.

Las últimas creaciones del hotel

La tarta Otto, del Hotel Altstadt, es una tradición algo más reciente. La tarta de esta casa fue bautizada en honor del fundador del hotel, Otto E. Wiesenthal. La tarta Otto, que puede tomarse en el hotel o encargar para llevar, fue creada por Veronika Fischer y es una tarta exquisita de chocolate negro sin harina. Cada huésped del hotel cumpla años será sorprendido con una tarta Otto.

La torre de la catedral es el dulce estrella del Do&Co Hotel en la Haas Haus y es también una creación bastante reciente. El hotel está justo enfrente de la Catedral de San Esteban, de la que este dulce recibe su nombre. La forma triangular de la torre de la catedral simboliza una teja de la Catedral de San Esteban. Amapola, Powidl, nueces, una pizca de ron y glaseado de chocolate son el secreto. El Domspitz fue creado con motivo de la apertura del hotel en el año 1990.

Teilen, bewerten und Feedback
Valorar artículo
Recomendar artículo

Los campos marcados con* son obligatorios.
No se guardarán los datos y direcciones de correo electrónico proporcionados ni se hará uso de ellos.

De
para
Comentarios para la redacción de wien.info

Los campos marcados con* son obligatorios.

Título *