Estatua Calafati

Pura nostalgia: el Prater en 1900

Ya en 1403 mencionan en un documento el “Pratter“. En 1766 le regala el emperador José II a sus vieneses el área como zona recreativa.

Y porque el Emperador también permitió la construcción de establecimientos gastronómicos, no tardó mucho en crearse al borde de lo que fue antiguamente un coto de caza para la aristocracia, el precursor del Wurstelprater de hoy: Dueños de restaurantes y cafeterías así como los que hacen pan de especias se establecen; columpios, tiovivos y boleras les siguen. El Prater vive un auge con la Exposición Universal de 1873 donde actualmente está el recinto ferial.

Donde actuaba el Rey del vals

En 1895 instalan la zona recreativa “Venecia en Viena“, en 1897 en su centro la Noria Gigante, uno de los símbolos de la ciudad. El Prater se convierte en un lugar en el que hay diversión para todos: La alta sociedad sale de paseo en su coche de caballos, cadetes y lavanderas quedan aquí, columpios y salas con curiosidades compiten por el interés del público, organillos, cantantes de tabernas Heurigen y orquestas femeninas ofrecen sus melodías al igual que el Rey del vals, Johann Strauss o los compositores de operetas Joseph Lanner y Carl Michael Ziehrer.

Calafati vive ...

Es obvio que poetas como Adalbert Stifter y Peter Altenberg se dejaron inspirar encantados por la animación existente.
Hoy sigue viviendo el recuerdo del Prater antiguo también a través de la figura de “Calafati“ – al que muchos equiparan con la estatua gigantesca, bastante fotografiada, de un chino en medio del Prater.

Pero en realidad esta estatua sólo recuerda a la figura central de nueve metros de altitud de un tiovivo, que pertenecía al mago y propietario de un restaurante, Basilio Calafati (1800-1878), a mediados del siglo XIX. En el Museo del Prater cerca del Planetario puede contemplar con asombro los testigos nostálgicos del Prater del año 1900...

Visión general del Prater

Teilen, bewerten und Feedback
Valorar artículo
Recomendar artículo

Los campos marcados con* son obligatorios.
No se guardarán los datos y direcciones de correo electrónico proporcionados ni se hará uso de ellos.

De
para
Comentarios para la redacción de wien.info

Los campos marcados con* son obligatorios.

Título *
Título