Retrato del domador principal Rudolf Rostek - Escuela Española de Equitación
© SRS/Hammerschmid

"Los caballos echan de menos al público"

La Escuela Española de Equitación es única en el mundo, así como uno de los emblemas de la Viena imperial. Rudolf Rostek está en la Escuela Española de Equitación desde 1991, y su rango de domador principal le otorga una relevancia particular en el entrenamiento diario de los jinetes y los caballos. Una conversación sobre la nueva situación, los días que llegarán después de la crisis y cómo los caballos perciben los cambios.

Señor Rostek, ¿cómo están los ánimos en la Escuela Española de Equitación estos días? ¿Cómo se sienten usted y sus colegas?

Estamos muy unidos, porque lo más importante es que nuestros caballos de Viena y nuestras yeguas lipizanas de Piber se encuentren bien. Los sementales de la escuela, que podríamos equiparar con deportistas de élite, tienen que seguir siendo entrenados y estar en forma. En la yeguada de Piber nacen continuamente nuevos potros ––nuestras estrellas de mañana––, por lo que ahora mismo, su cría hace que se vivan momentos de gran alegría, tanto para quienes trabajan directamente con ellos como para nosotros. Al igual que las personas, nuestros caballos necesitan proximidad. El contacto con los cuidadores y con los preparadores es muy importante, y sufrirían anímicamente si recibieran menos comunicación y cariño.

¿Sienten los animales que está pasado algo?

Hacemos lo posible por que no noten nada. Aunque algunos procesos cotidianos han sido alterados, las horas de entrenamiento son las mismas, y los cuidados también. Lo que sí ha cambiado para los caballos es ver al público, al que echan mucho de menos. Los caballos están muy acostumbrados a presentarse, lo que ahora, claro está, es imposible.

¿Qué se hace de manera distinta desde que comenzó la crisis?

Para no poner en riesgo la salud de nuestros cuidadores y del resto del equipo, hemos trabajado con la directora general del picadero, Sonja Klima, para diseñar e introducir modificaciones con este fin. Desde que yo estoy aquí, es la primera vez que pasa algo así. Se ha diseñado una rutina de trabajo que permitirá que sean siempre grupos pequeños los que entrenen y cuiden a los caballos en los establos. Así, existe el Grupo Uno compuesto por entrenadores, que son siempre los mismos, y un grupo de cuidadores que atienden a los caballos en los establos. La novedad es que esta distribución por grupos pequeños y en turnos obliga a mantener una distancia mínima entre personas y que ahora también tenemos entrenamientos por las tardes.

¿Hasta qué punto es la higiene un reto?

Las medidas higiénicas han aumentado notablemente. La escrupulosa limpieza en los establos y el conjunto de la escuela de equitación es esencial a lo largo de todo el año, tanto para los cuidados que dispensamos a los caballos como para el público que nos visita. Sin embargo, ahora desinfectamos adicionalmente después de cada cambio de turno de entrenamiento para que los trabajadores estén protegidos al máximo. Eso no se había hecho nunca, pero lo bonito de vivir una época difícil como esta es sentir lo unidos que estamos.

¿Ya se han previsto actividades para cuando pase la crisis?

A partir del momento en que sea posible, volveremos a nuestra espléndida sala barroca con orgullo y entusiasmo para estar delante de nuestro público y dar a conocer el arte de la equitación clásica. Igual que hacemos ahora, en plena crisis, estamos dispuestos a dar todo lo que sea necesario después. La Escuela Española de Equitación volverá a ser la meca de todos los que quieran acudir a esta institución única a ver el "ballet blanco" de los caballos más elegantes del mundo, nuestros lipizanos.

¿Qué es lo que espera con más ganas una vez que acabe la situación de emergencia?

Personalmente, me alegraré de que acabe porque será el momento en el que todos volveremos a vivir sin miedo. También me alegra pensar que podré volver a salir con mi hija pequeña, ir al parque y dejarla correr libremente para que pueda hacer nuevos amigos con los que jugar.

Escuela de equitación española (Spanische Hofreitschule)

Michaelerplatz 1 (Besucherzentrum/Visitor Center), 1010 Wien
  • Vienna City Card

  • Horarios de apertura

    • a diario, 09:00 - 16:00
  • Accesibilidad

    • Entrada principal
      • (Puertas batientes dobles   160  cm  ancho )
      • Rampa 100  cm  largo , 40  cm  alta
    • Plazas de aparcamiento Entrada principal
      • Disponibles plazas de aparcamiento para discapacitados
    • Más información
      • Disponibles servicios con accesibilidad para discapacitados.
    • Ofertas especiales para discapacitados

      Wheelchair seats for the morning exercise and the tours by request.
      Program information, prices and availability on request.

añadir a mi plan de viaje
Teilen, bewerten und Feedback
Valorar artículo
Recomendar artículo

Los campos marcados con* son obligatorios.
No se guardarán los datos y direcciones de correo electrónico proporcionados ni se hará uso de ellos.

De
para
Comentarios para la redacción de wien.info

Los campos marcados con* son obligatorios.

Título *