Canal de Viena con la proyección de una escena de la película El tercer hombre con Orson Welles.
© Rainer Fehringer

La ciudad bajo la ciudad

“Esto no lo soporto yo más de dos meses“, se dijo Michi cuando inició su trabajo en el alcantarillado de Viena. Esto fue hace 30 años y todavía sigue trabajando en la Viena subterránea. Hoy en día, de mayo a octubre se dedica sobre todo a guiar a visitantes por el alcantarillado vienés tras los pasos de “El tercer hombre”, un clásico del cine. Las escenas más famosas de la película, cuando el contrabandista de penicilina Harry Lime (Orson Welles) huye de sus perseguidores, fueron rodadas aquí. La película fue estrenada en Londres hace 70 años, el 31 de agosto de 1949, dando fama eterna a Viena. A pesar de que esta película en blanco y negro se centra en la oscura y corrupta Viena de la postguerra y no en el esplendor imperial que se acostumbra a presentar, cosechó grandes éxitos de taquilla en todo el mundo. “El tercer hombre” muestra una imagen auténtica de una ciudad destruida tras la Segunda Guerra Mundial. Muestra el Prater al margen de la diversión y el ocio y las cloacas como una ciudad subterránea por la que se mueven los delicuentes y los perdedores en el proceso de recuperación de la ciudad. Se trata de un espejo de la auténtica Viena de esa época. Para algunos directores, como por ejemplo Martin Scorsese y Steven Soderbergh, “El tercer hombre“ es una fuente de inspiración hasta el presente. En 1951 ganó un Óscar. Y el British Film Institute la colocó en 1999 en el primer puesto de las mejores películas británicas de la historia. El cine Burgkino (situado en la Ringstrasse de Viena) la sigue proyectando varias veces a la semana en su versión original en inglés.

También Michi la conoce, pero nos cuenta: “Las personas que participan en nuestras visitas guiadas se interesan más por las tareas de los trabajadores del alcantarillado.” Ya durante el descenso se nota que trabajar bajo tierra es una tarea dura. Nada más bajar por la primera escalera lo tenemos claro: aquí abajo apesta. “Uno se acostumbra rápidamente a los malos olores. Mientras todo fluya, se puede soportar“, nos cuenta Michi mientras descendemos. Lo peor aquí abajo son los animalitos: “Cuando estás metido en una capa de 30 centímetros de mier** y gravilla y se te aparece una rata, no es nada divertido.“ 

Mientras tanto hemos llegado al primer gran espacio. El agua fluye con gran estruendo a nuestro lado. Aquí se rodó el vídeo musical de “Jeanny“, el gran éxito del cantante Falco. Michi nos cuenta cómo funciona el trabajo en las cloacas. Por ejemplo que las 50.000 tapas del alcantarillado de Viena solo miden 60 x 60 cm. “La mejor motivación para no engordar“, bromea. En las paredes se ven cables: cables de fibra óptica de las empresas telefónicas austríacas. La tecnología más moderna en muros antiguos que consigue que arriba todo funcione sin problemas.

Demasiado hedor para Orson Welles

La red de alcantarillado de Viena mide actualmente 2.500 kilómetros. Cada día circulan 500 millones de litros de aguas residuales por este laberinto subterráneo hasta llegar a la depuradora principal del barrio de Simmering, colocada en el punto más bajo de Viena. “El lugar de trabajo en el alcantarillado está situado hasta 25 metros bajo tierra“, nos cuenta Michi mientras llegamos al punto principal del Tour del Tercer hombre. Aquí se rodaron todas las escenas de “El tercer hombre”. “¿Verdaderamente todas?“, nos preguntamos. Y también a Michi, ya que mucho espacio aquí no hay. “Con ayuda de inteligentes ángulos y cortes se pudo escenificar la persecución como si Harry Lime corriera por medio alcantarillado“, nos explica Michi. Hablando de Harry Lime: Orson Welles solo estuvo aquí un rato para filmar algunas escenas. El hedor le resultó demasiado fuerte. Las otras escenas en las que se le reconoce fueron rodadas en un estudio londinense. El resto lo hizo un doble que tuvo que aguantar los malos olores subterráneos en su lugar. 

En la pared se proyectan ahora secuencias de la película. Mientras las aguas siguen su curso, tiene uno casi la sensación de estar en un cine. Un estruendo sordo nos devuelve repetidamente a la realidad: son coches que pasan por encima de las tapas del alcantarillado. Algo que nos recuerda que la vida continúa en la superficie. 

Tras el siguiente espacio, en el cual huele repetidamente a cerveza cuando se lavan los barriles de la cervecería Ottakringer Brauerei, nos encontramos de repente a orillas del río Viena. Una enorme bóveda esconde este río en un tramo de dos kilómetros. Aquí ya no huele mal. Michi nos explica: “Un impresionante canal de almacenamiento subterráneo situado bajo el río recoge en caso de lluvia todo lo que no cabe en las cloacas normales. Esto se nota en la claridad de las aguas.“ Aquí termina normalmente el Tour del Tercer Hombre, ya que, como dice Michi: “Cuando llueve en los Bosques de Viena esto se convierte en un lugar muy peligroso. El nivel del río Viena sube tan rápido que hay que salir inmediatamente.“

El Museo del Tercer Hombre

Tenemos suerte: en Viena hace un sol radiante. Por eso, excepcionalmente, podemos seguir un rato más río arriba acompañados de Michi. En los muros se ven grafitis. Unos cientos de metros más adelante tenemos que volver a subir a la superficie. Cuando Michi abre la puerta al final de la escalera nos soprende descubrir (y no solo a nosotros) que nos encontramos en plena terraza de un local gastronómico del mercado del Naschmarkt. En este momento nos damos cuenta de la distancia que hemos recorrido desde el punto incial en la Karlsplatz. Bajo tierra pierde uno la noción de tiempo y espacio. “E increíblemente muchos smartphones que se caen por el wáter y llegan a nuestras cloacas“, como nos revela Michi al final.

El hecho de que volvamos a la luz en la zona del Naschmarkt tiene una simple explicación: cerca de aquí se halla el Museo del Tercer Hombre. Los gestores, Gerhard Strassgschwandtner y Karin Höfler, nos quieren mostrar el museo en el cual se presentan de manera ilustrativa la historia de la película y la Viena de la postguerra. Con mucho amor por el detalle y una pronunciada pasión por el coleccionismo ha aparecido aquí un museo que atrae a visitantes de todo el mundo. “Es el único museo del mundo dedicado exclusivamente a una sola película“, nos cuenta el Sr. Strassgschwandtner. La Sra. Höfler añade: “Las piezas principales de esta colección de más de 3.000 objetos son las cámaras, los guiones, los carteles y, por supuesto, la cítara con la cual se grabó la legendaria música de Anton Karas.” En 2019 se podrá ver la exposición temporal “70° aniversario del estreno de El tercer hombre“ (a partir del 27 de abril). Se nota que ambos se dedican a ello en cuerpo y alma.

También Michi entretanto. La aversión que sentía inicialmente por su trabajo ha desaparecido por completo. Entre otras razones “porque la camaradería entre los compañeros de trabajo es única”, nos asegura. Y ello desde hace ya 30 años. 

Texto: Robert Seydel

Tour El tercer hombre (3. Mann Tour)

Karlsplatz/Girardipark (vis-à-vis Café Museum), 1010 Wien
añadir a mi plan de viaje

Tour El tercer hombre (3. Mann Tour)

Karlsplatz/Girardipark (vis-à-vis Café Museum), 1010 Wien
añadir a mi plan de viaje

Museo del Tercer Hombre (Dritte Mann Museum)

Pressgasse 25 , 1040 Wien
añadir a mi plan de viaje
Teilen, bewerten und Feedback
Valorar artículo
Comentarios para la redacción de wien.info

Los campos marcados con* son obligatorios.

Título *