Amigos gays y lesbianas en el Desfile del Arco Iris delante del Burgtheater

Está aquí:

Celebrate Life. Experience Vienna.

Viena regresa con todo su esplendor. La ciudad se presenta más viva, moderna y espléndida que antes de la crisis y espera con cientos de (nuevas) razones celebrar la vida una vez más. Porque Viena ha trabajado en su futuro sin cesar. Tal y como corresponde a toda una metrópoli. Detrás del telón de fondo imperial se trabaja sin descanso para hacer cosas nuevas. Arte, cultura, ciencia, diversidad, intercambios, arquitectura y placer llevan siglos dejando su huella en el alma de la ciudad. Viena ha conocido muchas cosas salvo una: la parálisis. En 2022, la ciudad volverá a su movimiento continuo para ofrecer a sus visitantes lo mejor de todos los ámbitos: especialmente arte, cultura, vida urbana y placer.

Celebrate the Arts

Uno de los factores del éxito de Viena es su alta calidad de vida. Es esta la que atrae a artistas y creatividad. La floreciente escena de las artes y la cultura vienesas está en el ADN de esta ciudad. Tres cuartas partes de las personas que visitan Viena lo hacen por su excelente oferta artística y cultural. Ya lo dijo el escritor austriaco Karl Kraus (1874-1936): «Las calles de Viena están empedradas con cultura. Las de las demás ciudades, con asfalto». Y así es: solo entre la Universidad de Viena y Karlsplatz ––en una superficie de apenas 1,2 km2–– se pueden visitar casi 30 museos. Es imposible reunir más arte ––desde la Antigüedad hasta hoy–– en tan poco espacio. Viena es un centro motor del arte. La oferta cultural vienesa podría caber sin problemas en una ciudad cuatro veces más grande.

Kunsthistorisches Museum Viena (Museo de Historia del Arte), sala de exposiciones
© WienTourismus/Paul Bauer

Y la oferta cultural de Viena crece sin parar: en 2022 abrirán o reabrirán sus puertas varios nuevos museos en Viena, como el Belvedere Inferior o la Colección Heidi Horten. Viena también va encaminada para convertirse en todo un centro de interés de artistas con raíces africanas que siguen la estela de Gustav Klimt y Egon Schiele. La riqueza cultural de la ciudad distingue la calidad de su oferta y, al mismo tiempo, es producto y expresión de una Viena cosmopolita y abierta al mundo que gusta tanto a vieneses y vienesas como a quien está de visita.

Celebrate the City

La apertura y el intercambio son componentes centrales de una ciudad en la que la palabra diversidad es algo más que marketing. En Austria fue Viena la que asumió un papel pionero en la igualdad del colectivo LGTBI. En Viena, además, conviven 178 nacionalidades diferentes. Esta mezcla de influencias tan distintas entre sí se hacen particularmente evidentes en los muchos barrios o Grätzel que hay por la ciudad. Son los mejores lugares para celebrar la vida en la ciudad.

Viena rebosa variedad: su telón de fondo imperial se confunde con la arquitectura contemporánea. En el centro de la ciudad es enormemente sencillo moverse a pie del punto A al B. Hace tiempo que los espacios públicos no son aparcamientos, sino lugares dedicados al bienestar y a respirar. A día de hoy, la mitad de la ciudad ya está compuesta por espacios verdes y agua y cerca de 1000 parques contribuyen a embellecerla. Es una urbe que ofrece las experiencias de una metrópoli sin el estrés de una gran ciudad. Por eso es tan atractiva para celebrar reuniones: más de 200 ubicaciones impresionantes y hoteles para reuniones de estética histórica y moderna ofrecen el marco perfecto para celebrar congresos, reuniones de empresa e incentivos.

© WienTourismus / Christian Stemper

Incluso a la hora de diseñar zonas de desarrollo urbano más modernas (e inteligentes) se persigue no solo crear superficies habitables innovadoras y sostenibles, sino también de integrar centros de investigación, hoteles de diseño modernos basados en conceptos sostenibles (un ejemplo es el Dormero Hoho, construido en un 75 por ciento de madera), espacios de trabajo, zonas verdes y cultura. Viena también se ha propuesto ser climáticamente neutral hasta el año 2040.

Todos estos factores hacen que Viena sea una «ciudad feliz». Una ciudad de caminos cortos en la que las personas pueden sentirse seguras y encontrarse con los demás. En la que solo hay que recorrer un par de metros para llegar a otro oasis de verdor. Y, aunque no lo parezca... Los vieneses y las vienesas somos felices de verdad.

Torre Uniqa Tower junto al canal del Danubio
© WienTourismus/Christian Stemper

Celebrate the Extraordinary

Y no hay que olvidar la buena comida y el estupendo vino: en ningún otro lugar de Europa una ciudad da nombre a una cocina propia, produce vino en tales cantidades ni concentra una cultura del café similar. Gracias a la riqueza pastelera de la ciudad, sería posible hacer una guerra de tartas en casi cada cafetería; el subidón de azúcar está garantizado.

Esto tal vez cause sorpresa: en Viena también se producen alimentos que se consumen de verdad en la gastronomía vienesa. Con conceptos innovadores y sin largos trayectos para su transporte. Es difícil ser más sostenible. ¿Sabía que Viena es la capital de los pepinos? El 62 por ciento de los pepinos austriacos se cultiva en Viena. Y cuenta con un lujo más: aquí solo hay que abrir el grifo para disfrutar de la mejor agua potable que llega directamente de las montañas. Algo que no hay que dar por descontado en una gran ciudad, ya que se nos envidia por ello en todo el mundo.

Pero Viena ha alcanzado algo más impresionante si cabe: conseguir interpretar la artesanía y un diseño de siglos de antigüedad con fórmulas modernas. Comercios de la época imperial como la porcelana Augarten se han ido adaptando a los tiempos, y hoy siguen produciendo obras de la más alta calidad y un diseño moderno. Jóvenes diseñadores y diseñadoras como Laura Karasinski sacuden la escena vienesa y reciben encargos para decorar hoteles enteros, como la nueva «Superbude» en el Prater de Viena.

© MQ Libelle © WienTourismus/David Payr

Let’s celebrate

Ya lo ven: sobran los motivos para celebrar 2022 en y con Viena. Usted no solo se irá más feliz. Además, las impresiones que se llevará de la ciudad dejarán en su memoria una marca indeleble. Y tendrá que volver, porque la ciudad no se estará quieta. El primer paso para ser una ciudad sostenible e inteligente ya se ha dado. La calidad de vida seguirá aumentando. La Viena del futuro hace tiempo que es el presente. Y ese es ya motivo suficiente para celebrar 2022.


Texto: Robert Seydel

Recomendar artículo

Los campos marcados con * son obligatorios.

No se guardarán los datos y direcciones de correo electrónico proporcionados ni se hará uso de ellos.

De
Para *

Asunto: Recomendación de www.wien.info

Valorar artículo
Valorar artículo

Comentarios para la redacción de wien.info

Los campos marcados con * son obligatorios.

Tratamiento *

¿Ganas de más?