En Viena no solo hay vals: estrellas del rock y el pop acuden a la ciudad, y una escena activa ofrece a los aficionados a la música del mundo, jazz y electrónica made in Vienna.