La alta calidad de vida de Viena no solo la valoran las personas, sino también los animales: innumerables parques y jardines así como las aguas de Viena hacen que valga la pena vivir en la ciudad.