Viena ha preparado todo tipo de sorpresas para los sibaritas y también para todos aquellos que prefieren divertirse. Y no sería Viena, sería extravagante, si no fuera acompañado de ese toque de encanto típico.