La red de transporte público de Viena está muy desarrollada. Con metro, tranvía y autobús podrá moverse con agilidad y fiabilidad.