En Viena 10 000 apasionados de la música escuchan cada noche música clásica en vivo. Esto no pasa en ninguna otra ciudad del mundo.