La historia de los judíos de Viena está inseparablemente ligada a la historia de la ciudad. Los museos y los monumentos conmemorativos nos lo recuerdan en todo momento.