La Viena verde

Vistas sobre los verdes árboles del Burggarten

Está aquí:

Puente sobre el Canal del Danubio
© Schaub-Walzer / PID

Puentes y fuentes históricos

La Vermählungsbrunnen (1729) en el Hohen Markt es una de las fuentes monumentales más notables de la época barroca. La versión actual en piedra y bronce se alza en lugar de un monumento de madera que el Emperador Leopoldo I mandó construir cuando su hijo José volvió ileso de la guerra. La Donnerbrunnen (1739), en el mercado Neuer Markt, también tiene una interesante historia: las figuras desnudas que fueron retiradas por la «Comisión de Castidad» de la emperatriz María Teresa y que representaban alegorías de los afluentes del Danubio podrán volver a verse en el renovado Wien Museum a partir de 2023. Hasta el año 2022 no podrá verse debido a labores de restauración. Y la fuente de Pallas Atenea (1902) en frente del Parlamento en el Ring representa a los dioses fluviales Danubio, Inn, Elba y Moldova. La Andromedabrunnen en el antiguo ayuntamiento, la Austrianbrunnen en el Freyung o la Erinnerungsbrunnen an Kaiserin Sisi en el Volksgarten son algunas de las que no debe pasar de largo.

Las 980 fuentes de agua potable y 55 fuentes monumentales se encuentran en plazas centrales y son núcleos tranquilos que le invitan a uno a quedarse.

Viena, al ser la ciudad del Danubio, también posee una gran cantidad de puentes que ofrecer: 10 sobre el Danubio, 32 sobre el Canal del Danubio, 40 sobre el Wien, 271 puentes de la línea de metro y tranvía y más. El metro se desarrolló a partir del suburbano que concibió Otto Wagner, al que siguió la construcción de más puentes. Estas construcciones son técnicamente funcionales, pero diseñados formalmente hasta en los detalles más pequeños y, por lo tanto, merece la pena contemplarlos. Han venido caracterizando hasta la actualidad el paisaje urbano de Viena. Pequeño, pero delicado es el Konstantinsteg en el Prater de Viena, que se inauguró en 1873 y es, por lo tanto el puente más antiguo de Viena (como se ve en su arquitectura).

Nuestra recomendación:

Además de unos puentes y fuentes impresionantes por su arquitectura, Viena también está salpicada de multitud de escalinatas con historia.