Viena es una metrópoli moderna y diversa. Aquí, todos y todas tienen derecho a amarse. Y está bien que así sea.